Integrando juego y trabajo en la educación inicial para potenciar la enseñanza aprendizaje

Por Edith Quispe

En la investigación titulada “El juego-trabajo como estrategia de enseñanza-aprendizaje en Educación Inicial” publicada en la universidad de las Fuerzas Armadas ESPE, Ecuador; tuvo como objetivo proponer la metodología juego-trabajo como una alternativa para generar experiencias de aprendizaje significativas e innovadoras en los niños. Así se buscó evitar esquemas tradicionales enfocados en actividades dirigidas sin la posibilidad de la experimentación y movimiento juego-trabajo.

  La metodología juego trabajo contribuye a convertir el aprendizaje en un momento creativo, dinámico y divertido. El juego-trabajo puede definirse como un momento dentro del período de tareas en el jardín donde se conocen distintas actividades creadoras en forma individual o en pequeños grupos. Jugar es la principal actividad del niño(a). Constituye una fuente prioritaria para la manifestación de todo potencial de sujetos de formación, que encuentran en el juego el sentido de la propia existencia que se desafía permanentemente para un desarrollo adecuado.

Durante el juego, sea individual o grupal, los niños(as) se muestran tal cual son, pierden toda postura artificiosa u obligada, y disfrutan de mayor libertad, dan riendas sueltas a su imaginación y creatividad, para el esparcimiento sano, espontáneo y gozoso.

El juego-trabajo, ofrece oportunidades a los niños y niñas de explorar, inventar, planificar, decidir y organizar su juego en diferentes zonas. Los educadores ubican y organizan distintos tipos de materiales y recursos para los niños(as). Además, esto posibilita la expresión escrita, la plástica, artística, corporal, el pensamiento lógico, el desarrollo socio-afectivo, la resolución de problemas y conflictos, entre otros aspectos importantes. A continuación se muestran las metodologías de juego-trabajo en la educación inicial:

El aprendizaje a través del juego, también conocido como aprendizaje lúdico, es una metodología educativa que utiliza juegos y actividades recreativas para fomentar el desarrollo cognitivo, emocional, social y físico en los individuos como por ejemplo: Crear historias interactivas donde los estudiantes tomen decisiones que afecten el curso de la narrativa.

Estos objetivos proporcionan una estructura clara para el programa educativo y se centran en el desarrollo holístico de los niños, teniendo en cuenta sus necesidades físicas, emocionales, sociales y cognitivas como por ejemplo fomentar la curiosidad y el pensamiento lógico a través de actividades y juegos que involucren la exploración, la resolución de problemas y el reconocimiento de formas y colores.

El desarrollo de habilidades sociales en la educación inicial es fundamental para que los niños aprendan a interactuar con sus pares, establecer relaciones positivas y comprender las normas sociales. Por ejemplo, organizar a los niños en grupos pequeños, idealmente de 3 a 4 niños por grupo y repartirles un conjunto de bloques de construcción a cada grupo.

Este enfoque tematizado y narrativo no solo hace que el aprendizaje sea más divertido, sino que también permite a los niños explorar diversos conceptos de manera envolvente y memorable. Por ejemplo, en un rincón mágico de la clase, los niños descubren un antiguo libro que los transporta a la “Tierra de las Maravillas”, un lugar lleno de aventuras y descubrimientos emocionantes. Cada semana, explorarán un nuevo tema mágico, desde la selva tropical hasta el fondo del océano.

El uso de materiales y juguetes educativos es fundamental en la educación inicial, ya que  estos recursos ayudan a estimular el desarrollo cognitivo, motor, emocional y social de los niños. Estos materiales fomentan la coordinación mano-ojo, desarrollan habilidades motoras finas, promueven la creatividad y la resolución de problemas. 

En conclusión, la metodología juego-trabajo aporta grandes beneficios en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los niños, lo que promueve una enseñanza activa en los centros de educación inicial porque se diseñan ambientes de aprendizajes innovadores donde el niño realiza actividades motrices, cognitivas, socio afectivas, lingüísticas y sensoriales.

Fuente 

amayo, G. A., y Restrepo, S. J. A. (2017). El Juego Como Mediación Pedagógica En La Comunidad De Una Institución De Protección, Una Experiencia Llena De Sentidos. Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (Colombia), 13(1), 105–128. https://www.redalyc.org/pdf/1341/134152136006.pdf

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *