Fomentando la educación inclusiva

Por Deyna Urbay

Hoy en día, la formación inicial de docentes ha cobrado mucha importancia para mejorar la calidad y equidad educativa, especialmente en el contexto de la diversidad. En una investigación realizada por cuatro investigadores chilenos, se hizo una revisión de  investigaciones sobre programas de enseñanza y formación docente para la diversidad. Se encontraron deficiencias en los currículos revisados, como una cobertura limitada y desconexión con la realidad escolar. 

Los docentes necesitan una formación integral para abordar la diversidad en el aula. Esto implica adquirir herramientas pedagógicas y desarrollar actitudes inclusivas para fomentar una convivencia democrática, basada en valores como la solidaridad, la tolerancia y el respeto hacia la diversidad. Es crucial renovar el rol profesional de los docentes, priorizando la formación para la inclusión educativa. Para fomentar la inclusión educativa en la formación inicial docente, de acuerdo con la investigación, se sugiere lo siguiente:

La educación en la diversidad, fomenta la empatía entre los estudiantes y los docentes, promoviendo una comprensión más profunda de las diferentes realidades y contexto que hay en su entorno.

La adaptación curricular ayuda a los educadores para ajustar sus métodos y estrategias de enseñanza de manera flexible, respondiendo a las necesidades individuales de los estudiantes con diversos estilos de aprendizaje.

La educación inclusiva incentiva la colaboración entre estudiantes de diferentes orígenes, promoviendo un ambiente de aprendizaje inclusivo que valora y respeta las contribuciones de cada individuo.

Este enfoque busca garantizar oportunidades equitativas para todos los estudiantes, reconociendo y abordando las desigualdades en el acceso a la educación y en los resultados académicos.

La diversidad nos enseña que todos somos iguales y promueve el pensamiento crítico en los estudiantes al explorar y cuestionar prejuicios y estereotipos. Esto genera una comprensión más profunda de las diferencias que tenemos, pero tenemos igualdad de oportunidades.

Los docentes deben desarrollar métodos de evaluación inclusivos que tengan en cuenta las diferentes habilidades y conocimientos de los estudiantes, evitando cualquier forma de discriminación o exclusión.

La diversidad tiene como objetivo establecer entornos escolares donde todos los miembros se sientan aceptados, valorados y capaces de contribuir, fortaleciendo así la unión y el sentido de pertenencia en toda la comunidad educativa.

En conclusión, la urgencia de transformar la formación docente hacia la inclusión educativa es innegable. Los centros de formación de maestros juegan un papel fundamental en esta transición al abordar las deficiencias en la preparación para la diversidad. Es crucial actualizar los programas educativos para capacitar a los futuros educadores en la superación de barreras y la implementación de políticas inclusivas en las escuelas. Las estrategias propuestas, como el fomento de la empatía y la adaptabilidad pedagógica, están diseñadas para crear entornos educativos inclusivos. Estas estrategias fortalecen las competencias docentes necesarias para trabajar en entornos diversos, adoptando metodologías inclusivas y fomentando la colaboración y una evaluación equitativa.

Fuente del artículo: Garay Alemany, V. ., Lagos San Martín, N. ., Díaz Suazo, P., & Morales Mejías, P. . (2023). Educar en diversidad en la formación inicial docente: una revisión sistemática. REXE- Revista De Estudios Y Experiencias En Educación, 22(49), 12–31. https://doi.org/10.21703/rexe.v22i49.1429

 

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *